El monumento, Bien de Interés Cultural, será un nuevo Centro de Interpretación 

restauracion_fortaleza_huetor_tajar

La delegada de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, Inmaculada Oria, ha visitado las obras de rehabilitación que se llevan a cabo en la Torre-Fortaleza de Huétor Tájar, símbolo del origen del municipio, declarado de interés cultural (BIC). La intervención cuenta con un presupuesto 215.000 euros, de los cuales el Gobierno andaluz aporta 195.000 euros, a través del Grupo de Cooperación Provincial de Granada, en el que se integran todos los Grupos de Desarrollo Rural de la provincia.

“Los trabajos que se están realizando buscan la puesta en valor del inmueble, llevando aparejadas las operaciones precisas para hacerlo accesible y visitable”, según Oria, quién destacó la importancia de la intervención de “este singular elemento arquitectónico, que se convertirá en Centro de Interpretación, generando un punto de interés situado estratégicamente en el territorio, que facilitará y promoverá la comunicación del territorio al público visitante, dentro de un eje temático de  La última frontera del Al-Ándalus”.

Esta torre-fortaleza nazarí, data del siglo XIV, y forma parte de la red de torres vigía que colonizaban el territorio de los que fue el Antiguo Reino de Granada. La torre formaba parte del sistema fortificado amurallado de la alquería de Huétor. De planta sensiblemente cuadrada,  conserva en la actualidad original hasta una altura de 13,50 metros, correspondiente a una parte maciza y cuatro plantas, siendo la terraza del torreón visitable.

El proyecto de rehabilitación y puesta en valor de la Torre – Fortaleza de Huétor Tájar “no empieza y termina en sí mismo, puesto que pretende ser un punto de referencia en el territorio, que encuentre su sentido no solo como magnífico ejemplo de lo que era la arquitectura defensiva rural de época nazarí , sino que además reúne las condiciones adecuadas para actuar como elemento de difusión de este tipo de construcciones que constituían un interesante entramado defensivo en el medio rural”, según Oria, quién matizó que este tipo de intervenciones “son fundamentales porque además se convierten en motores de desarrollo y empleo en las zonas rurales de la provincia”.